Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Noticias Archivos | Jorge Peña

28

Mar
2019

No Comments

In Noticias

By Jorge Peña

El País: Carrete, el Fred Astaire de Málaga

On 28, Mar 2019 | No Comments | In Noticias | By Jorge Peña

El genial bailaor gitano sueña con ir a Broadway, casi lo único que le falta, mientras protagoniza un documental

Nacho Sánchez.

Carrete habla con los pies y baila con las palabras. Taconea firmemente sobre la madera con seguridad de la misma manera que las anécdotas y los recuerdos le surgen a borbotones. Su memoria abarca la larga extensión de quien ha habitado en distintas épocas. Parece haber vivido varias vidas. Y en todas ellas hay un común denominador: el flamenco como modo de vida y el baile como pasión. Pero al bailaor le falta una más por vivir, la que algún día le llevará hasta Broadway para homenajear a Fred Astaire en su tierra. «Por ahora es solo un sueño, ojalá se haga realidad», asegura el malagueño.

A José Losada Santiago se le conoce desde siempre como Carrete de Málaga. Un artista único que no sabe ni cuándo nació. Sí dónde. En una era cercana a Venta de Zafarraya, localidad limítrofe entre Granada y Málaga, aunque su certificado de bautismo refleje que fue en Antequera (Málaga). Su nombre le viene de familia. A su madre, cantaora, la conocían como La Carreta. El baile lo puso él, que a los cinco años comenzó a mover los pies sobre el trigo segado y bajo el influjo flamenco, su modo de vida a partir de entonces.

Desde su humilde piso de Torremolinos, Carrete dedica los días a aprender y enseñar. En una vieja libreta practica caligrafía y con ayuda de unos libros su lectura mejora. Varias veces en semana cruza la calle para ir al centro cultural Pablo Ruiz Picasso, donde da clases de baile desde hace 17 años. También ejerce de profesor en un bajo de su urbanización, donde es capaz de transformar en lecciones su arte, que siempre brotó de la improvisación.

Su pequeño estudio es también un museo del flamenco. Hay guitarras, discos, libros, fotos, carteles de recitales. También hay una vieja televisión sobre un antiguo aparato de vídeo. En él, Carrete reproduce una y otra vez, en una ya gastada cinta VHS, una secuencia de dos minutos del baile de Fred Astaire y Eleanor Powell de la película La nueva melodía de Broadway (1940). Se sienta frente a la pantalla y sus pies cobran vida. Es su inspiración desde que, siendo niño, disfrutó de aquella película en el cine Rialto de Málaga, donde se refugiaba del frío. Entonces creía que los protagonistas bailaban por bulerías. Hoy a Carrete se le conoce como el Fred Astaire gitano, sobrenombre que llegó con el espectáculo Yo no sé la edad que tengo, estrenado en 2007. “Es un orgullo que te llamen así, pero también una responsabilidad que pesa”, asegura el bailaor.

Aquella obra repasaba una biografía que es muchas al mismo tiempo. De niño bailó para pedir limosna mientras su familia viajaba por media España. Limpió botas en el Puerto de Málaga, donde se hizo mayor de la mano de La Repompa, La Cañeta, La Quica, El Tembleque o El Niño de Almería. Hizo la mili en Ceuta. Pasó por el tablao El Refugio hasta que lo contrataron en el Villa Rosa, en la madrileña plaza de Santa Ana. Luego llegaron actuaciones en medio mundo y en lugares tan insospechados como el Palacio Real noruego. También unos años viviendo en Santa Mónica, cerca de Los Ángeles. En Estados Unidos se casó por el rito mormón. “Soy millonario en experiencias”, dice. No le falta razón.

En los años sesenta se asentó en la que por aquel entonces era la capital de la Costa del Sol. “De Madrid al cielo… y de Torremolinos al infierno”, subraya con ojos de pillo. Actuó durante décadas junto a Chiquito de la Calzada. Fueron años de mucho trabajo, sí, pero también se divirtió rodeado de escritores, poetas, artistas y actores de Hollywood como Sean Connery o Frank Sinatra, con el que coincidió en el hotel Pez Espada. “Ese sí que era un gánster”, destaca. Camarón, Paco de Lucía, Farruco, Carmen Amaya, Sabicas, Marisol o Antonio Gades son algunos otros nombres que aparecen en su relato de alguien a quien el flamenco ha salvado varias veces la vida. Hoy son los jóvenes quienes se fijan en él, desde Israel Galván a Rocío Molina, con quien comparte más de lo que él mismo se cree.

Los éxitos y fracasos de Carrete han dado para un libro, Al compás de la vida, escrito por Paco Roji y Francis Mármol en 2009. Un relato alucinante de anécdotas, paisajes, tabernas, claroscuros y nombres propios. Aquel trabajo impulsó los numerosos reconocimientos que hoy sigue recibiendo, el último hace unas semanas en el festival Moments. El que más le llenó ocurrió en el pasado mayo en un Teatro Cervantes a rebosar, del que salió a hombros. “Fue un homenaje de los compañeros, eso no se olvida”, destaca. Hace unas semanas le hicieron Hijo Adoptivo de Torremolinos y Carrete creyó erróneamente que conllevaría alguna compensación económica. “Que te reconozcan está muy bien. Pero los cuadros, los diplomas, no se pueden comer”, dice entre risas. El hambre nunca se olvida. Tampoco su baile.

“Dice sentirse olvidado, pero Carrete tiene aún capítulos por escribir”, cuenta Jorge Peña, director malagueño afincado en Barcelona que prepara el documental Quijote en Nueva York, con el bailaor como protagonista. En el teaser de presentación de la película, Estrella Morente justifica el título. “Mi padre siempre se quedó con las ganas de hacer un Quijote flamenco con el tío Carrete”, asegura la cantora. Quizá sea el proyecto que permita a José Losada Santiago cumplir su sueño: ver en Broadway un luminoso que diga en grandes letras «Carrete, el Fred Astaire gitano».

28

Mar
2019

No Comments

In Noticias

By Jorge Peña

La Vanguardia: ‘Los pájaros no tienen vértigo’ abre la sección oficial Festival Cine de León

On 28, Mar 2019 | No Comments | In Noticias | By Jorge Peña

León, 20 may (EFE).- El Festival de Cine y Televisión Reino de León inicia hoy la Sección Oficial de Largometrajes con la proyección en el Teatro San Francisco, a partir de las 22:00 horas, de la película «Los pájaros no tienen vértigo» (2017), del director malagueño Jorge Peña Martín.

Peña ,que se ha desplazado hasta León para asistir a la proyección desde Barcelona, donde reside actualmente, ha explicado en declaraciones a EFE que es una documental psicológico basado en una experiencia propia como es su fobia al vértigo.

Peña sufrió un ataque real de vértigo hace un tiempo en un globo aerostático mientras sobrevolaba la comarca volcánica de La Garrotxa, en la provincia de Gerona, y a partir de aquí comenzó una investigación en la que escarbó en su universo personal para tratar de entender su nueva fobia.

León, 20 may (EFE).- El Festival de Cine y Televisión Reino de León inicia hoy la Sección Oficial de Largometrajes con la proyección en el Teatro San Francisco, a partir de las 22:00 horas, de la película «Los pájaros no tienen vértigo» (2017), del director malagueño Jorge Peña Martín.

Peña ,que se ha desplazado hasta León para asistir a la proyección desde Barcelona, donde reside actualmente, ha explicado en declaraciones a EFE que es una documental psicológico basado en una experiencia propia como es su fobia al vértigo.

Peña sufrió un ataque real de vértigo hace un tiempo en un globo aerostático mientras sobrevolaba la comarca volcánica de La Garrotxa, en la provincia de Gerona, y a partir de aquí comenzó una investigación en la que escarbó en su universo personal para tratar de entender su nueva fobia.

Aunque el director encontró una dificultad en su miedo a exponerse en público, por lo que en la película crea un alter ego, que escenifica el actor Patrick Martino, que le ayuda a enmascararse en el transcurso de la historia.

«Cuando experimenté el primer ataque y ya en tierra comencé a hacerme preguntas, porque no lograba entender de dónde salía todo ese terror, de hecho después de esta experiencia me obsesioné con la idea y comencé a incorporar el hábito de evitar las alturas. La acrofobia estaba instalada en mi vida», ha apuntado Peña.

De ahí surgió este proyecto con la intención, según ha afirmado el propio autor, de hacer una película terapéutica y para la que hablo con amigos, conocidos y familiares, unas conversaciones en las que detectó que todo el mundo siempre confesaba algún miedo o alguna pequeña fobia.

«Todo esto me llevó a pensar en la máscara que nos ponemos para no enseñar el miedo, en el acto de representación que hacemos continuamente ante los demás sin permitir mostrar nuestras inseguridades, nuestras dudas, nuestras debilidades», ha señalado el director.

Así nace este ensayo sobre el miedo de 70 minutos de duración en la que también interviene el conocido cantante Miguel Ríos y los padres del director y que ya ha podido ser visionada en el Festival de Cine de Málaga y en la Ciudad Condal. EFE

Pincha aquí: https://www.lavanguardia.com/vida/20180520/443723648409/los-pajaros-no-tienen-vertigo-abre-la-seccion-oficial-festival-cine-de-leon.html?fbclid=IwAR13wh5lnWVVokJEsOz6vaarczPyn8PeZ80kIBM0eMd5bxVnEUmdteAYcLQ

08

Ene
2018

No Comments

In Noticias

By Jorge Peña

My Sofa: He aquí el miedo

On 08, Ene 2018 | No Comments | In Noticias | By Jorge Peña

Cuando Jorge Peña («Libertad negra», «Viaje de un hombre solo»), cineasta malagueño, es presa de un repentino ataque de vértigo en un globo aerostático, comienza a hilarse la narración para lo que acabará siendo su siguiente película: “Los Pájaros No Tienen Vértigo”. En un episodio de la serie “Louie” se hacía referencia a esa misma fobia; a la atracción y el pánico, por partes iguales, que produce el vacío, las ganas de abrazarlo de un salto. Lo sé, porque yo también padezco de vértigo, y la exploración que hace Peña no sólo es identificable en mi caso, sino hasta extrapolable a cualquier otro miedo, a esa aparente sin razón que converge en uno mismo.

El cineasta se olvida de todas las constricciones de los formatos, de los límites del lenguaje. Los explora para crear un idioma propio, uno que parece un collage personal. Material de archivo, imágenes conceptuales, referencias cinematográficas, entrevistas… Peña se reconstruye a través de la verdad para provocar (¿a?) la mentira. Lo que podría quedarse en otro ejercicio autobiográfico del montón, con sus escasos sesenta y seis minutos de metraje, tambalea la conciencia histórica de cada uno, mediante los vínculos que establece entre sí mismo y su alter ego (¿en qué punto el director deja de ser él mismo? ¿Cuándo el actor se vuelve el director?). Nada que envidiar a ese “Mapa” de León Siminiani, quien tanto y tan poco sabía de su otro yo. Un idílico paisaje en el que suena ecos de los suyos, de sus héroes y hasta de un Miguel Ríos, al que rara vez hemos visto tan humanizado ante la cámara.

“Los Pájaros No Tienen Vértigo” causa vértigo. Por su solvencia, su atrevimiento y por esa sencillez tan ardua de vertebrar, invitando al espectador a ese fondo maravilloso sin límites. A encontrarse con algo que desconocen. Aquellos que busquen un respiro en la experimentación y en lo íntimo, se encontrarán con una de las películas más potentes de este año. Un auténtico must-see que nadie debería perderse.

Lo mejor: La sensatez con la que Jorge Peña se descubre ante todos, detrás de la cámara.

Lo peor: No termina de atenerse a varias de las ramificaciones que propone, siendo algo dispersa por momentos.

Valoración: 9

08

Ene
2018

No Comments

In Noticias

By Jorge Peña

APTC Cine: Vértigo (De entre los miedos)

On 08, Ene 2018 | No Comments | In Noticias | By Jorge Peña

Por Dani Arrébola

Aunque su origen lo encontramos en el filósofo romano Epícteto, fue el presidente americano Franklin Delano Roosevelt quien nos refrescó aquella sentencia de “a lo único que hay que tener miedo es al miedo”. ¿Seguro? El cineasta Jorge Peña probablemente no lo tenga tan claro tal y como expone en el interesantísimo ejercicio fílmico Los Pájaros No Tienen Vértigo, un documental experimental en el que a raíz de un ataque de vértigo del mismo director en pleno globo aerostático, trata de dar respuesta a los múltiples interrogantes de nuestras fobias. Tras su paso por el Festival de Málaga, los espectadores de Madrid en los cines Matadero los días 21 y 22 de octubre y los de Barcelona gracias a los Cines Girona los días 21 y 26 de octubre, podrán disfrutar del estreno de esta pieza que a nada que se cuente con cierta sensibilidad creativa y curiosidad por el tema, nadie debería perderse.

A través de este viaje “fallido” en globo, el director tratará de averiguar durante la hora escasa de metraje, por qué motivo se desata este vértigo hasta entonces desconocido para él. El ¿problema? se acentuará en el filme por un motivo que le aporta otro enfoque a la situación: el protagonista tiene miedo de exponerse en público y es por ello que se inventa un alter ego (el actor Patrick Martino) para enmascararse en una exposición en la que no dudará de escudriñar en su carga familiar para obtener respuestas, concretamente, en Emilia y Enrique, los padres del director/creador/protagonista Jorge Peña.

La belleza y el jugo mental del filme lo encontraremos desde una mirada virgen y limpia a medida que conectemos con el particular y obsesivo mundo del protagonista. Desde ahí entenderemos que nadie está libre de ese tan temido “miedo” a la vida, ni siquiera el cantante Miguel Ríos, ídolo de la infancia de Jorge Peña y amigo personal del cineasta, quien nos explicará sus exclusivas preocupaciones en esos momentos previos a subir a un escenario (además de deleitarnos en los minutos finales del filme con una nueva y renovada versión de su éxito “Yo Solo Soy Un Hombre”). A raíz del vértigo, elemento que podemos considerar como un McGuffin bien expuesto, entenderemos que nadie está solo en este proyecto en común llamado vida y la psicología, el paso del tiempo. el pasado, presente y futuro, así como también las máscaras y roles que como personas nos vemos obligados a interpretar, se articulan con gracia y cierto misterio para la mente de un espectador que muy probablemente aprobará sin excepciones tan fructífero resultado.

Los Pájaros No Tienen Vértigo es una oportunidad que no deberían perder los habitantes de las dos grandes urbes del país y alrededores, con tal de acompañar y estrechar nuestra “mano” mental en su viaje de fobia vital a Jorge Peña, y sentir, gracias a una bien insertada e inteligente dosis de empatía, un alivio terapéutico en cuanto a esos miedos que tan peculiares y a la vez comunes nos determinan a todos desde el minuto cero de nuestra existencia.

08

Ene
2018

No Comments

In Noticias

By Jorge Peña

Málaga Hoy: Juego de máscaras y miedo a las alturas, sólo un hombre

On 08, Ene 2018 | No Comments | In Noticias | By Jorge Peña

El realizador malagueño Jorge Peña estrena en el Albéniz su nueva película, ‘Los pájaros no tienen vértigo’.

Todo comenzó con un viaje en globo aerostático. A bordo de su cesta, el director malagueño Jorge Peña, realizador de documentales como Escocia y Viaje de un hombre solo, supo que sufría acrofobia: el miedo a las alturas cuya manifestación más notoria es el vértigo. Movido por la curiosidad, empezó a investigar sobre el asunto y encontró que esta patología conducía en su caso a otra: el miedo a la exposición en público. Con cierto ánimo terapéutico, Peña decidió tomar la cámara y contar su propia historia en una película que aúna el registro documental, la ficción y el diario filmado, y en la que el actor Patrick Martino compone el particular alter ego de Jorge Peña. El resultado de esta indagación es Los pájaros no tienen vértigo, película que, tras su presentación en la pasada edición del Festival de Málaga y su reciente exhibición (con gran éxito) en el Matadero Madrid, se incorpora hoy a la cartelera del Cine Albéniz, donde podrá verse hasta el próximo viernes 3.

«La posibilidad de contar mi propia historia suscitaba en mí mucho pudor, así que decidí contar con un actor para que de algún modo me encubriera», explica a Málaga Hoy Jorge Peña, quien apunta las claves de su obra: «Aunque tiene su importancia en la historia, la acrofobia es sólo una excusa para hablar de otras cuestiones. A raíz del descubrimiento de mis miedos emprendí un diálogo con mi entorno más cercano, mi familia, mis amigos, mi terapeuta y otros cómplices, que conformaron un universo muy concreto. A partir de aquí, Los pájaros no tienen vértigo es un ensayo cinematográfico sobre el miedo, sobre las razones por las que lo sentimos y sobre por qué el miedo es de alguna forma el motor de nuestro día a día. Y también, en última instancia, hay una cuestión metalingüística: este trabajo pretende responder a la pregunta sobre qué es una película y sobre por qué hacemos una película de una manera y no de otra». Algunos de estos cómplices comparecen en el film y sirven a Jorge Peña para escenificar el miedo común a mostrarse: por eso se disponen ante la cámara camuflados con máscaras de las que posteriormente se desprenden.

Especial relevancia merece la colaboración de Miguel Ríos, que aparece en la película y además ha grabado para la misma una nueva versión de uno de sus primeros éxitos, Yo sólo soy un hombre. «Ha sido un regalazo», afirma Peña. Su película, ergo, también lo es.