Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

Trabajos

By Jorge Peña

On 23, Jul 2019 | In | By Jorge Peña

El Club de los Cantineros

En 1806, unos emprendedores catalanes, Pedro Font y Francisco Juncadella, construyeron un edificio en Nueva Orleans para utilizarlo como vivienda y como almacén para los productos comestibles que importaban desde España, entre ellos vinos finos de Jerez y tintos del Priorat. Poco tiempo después, en 1815, un sobrino de la señora Juncadella llamado Aleix convirtió la planta baja del edificio en un café y lo llamó Aleix Cofee House. Y allí mismo, en ese café, en 1874, el barman catalán Cayetano Ferrer creó un cóctel, el absinthe frappé, que se puso tan de moda que decidieron cambiarle el nombre al bar y llamarlo The Absinthe House. Ese bar sigue abierto con un añadido al nombre: The Old Absinthe House, y aún continúan sirviendo el cóctel creado en los Estados Unidos por un barman hispano del siglo XIX.

Desde estos primeros experimentos con bebidas espirituosas, hasta las aportaciones realizadas por ilustres barmans españoles como Perico Chicote o Miguel Boadas, o su coetáneo al otro lado del océano, el maestro Pichín en Argentina, el cóctel ha sido y es metáfora viva de la extraordinaria mezcla de culturas entre el viejo continente y América. La ley seca estadounidense (1919-1933) propulsó el desarrollo de estos incipientes e influyentes cocteleros que sentaron un legado que aún continúa vigente en nuestros días.

Aunque el peso de la ley seca aún continúa en cierta medida asentada en el sector. Las dificultades fiscales a los empresarios para sacar adelante sus productos en países como Estados Unidos, hacen pensar que aún existe de forma subliminal esta prohibición. Visitaremos este conflicto para hacer una radiografía de las problemáticas que pasan estos emprendedores, sumidos en la doble moral de la presión fiscal contra el deseo y la voluntad de la población por consumir estos espirituosos.

Dicen que la historia de la coctelería se ha escrito en las barra de los bares, por eso los datos que se conocen nunca son del todo exactos. En cualquier caso, esta película pretende dar valor, color, y rigor a esa memoria olvidada de los míticos cantineros que sembraron su influencia en Latinoamérica, al tiempo que veremos los actuales bartenders revolucionando el panorama de la coctelería con sus frescas y atrevidas combinaciones con lo mejor de América y de España. Un camino de ida y vuelta en la conquista de alegrías y sabores, que se siembra en los lugares donde se elaboran las materias primas fundamentales de estos combinados. Así conoceremos algunas de las destilerías de importantes marcas de ron, vermuth, ginebra o cachaça.

En definitiva, una historia que nos regará el gusto con lo mejor de aquí y de allí, para poner en valor el peso que ha tenido, tiene y seguirá teniendo el mundo de la coctelería en nuestra cultura.

[/two_third]

Ficha Técnica

Producción: Instituto Nauta y Cocteil Capital
Duración: 60 minutos.
Dirección, guión y montaje: Jorge Peña.
Fotografía: Joel Cortés.
Sonido Directo: Sergio González.